en el momento menos esperado brota un granito en el rostro y ya te ves siendo el centro de las miradas, que tu te piensas que todo mundo se fijará en él, y aunque no ocurrirá así ese granito puede arruinarte el día, para disimularlo hay que recurrir al corrector perooooooooooooooooooooooooo!
ahora sabemos que la forma en que aplicas el corrector tiene que ver en cómo se disimulará porque cuando aplicas el mismo frotando sobre el granito eso hace que se cubra la piel alrededor y no el granito en sí así que así sí que va a notarse, la forma correcta es....aplicando el corrector suavemente con la punta del dedo sobre el granito, apenas un toque y unos toquecitos ligeros para difuminar....¿probamos?